Residir en una ciudad o en un piso, no tendría que implicar necesariamente, renunciar a convivir rodeada de plantas. Además de decorar, estos seres vivos limpian el aire circundante, espantan a los mosquitos y equilibran la temperatura. Es decir, son algo así como las encargadas de crear un oasis en tu vivienda.  

Si eres fan del verde y quieres unirte a la conquista de las plantas, no salgas corriendo al vivero a comprar cualquier vegetal, que después requiera demasiado cuidado. Desde Digebis te comentamos las opciones más populares de plantas colgantes -también algunas un poco menos conocidas-, que llenarán de vida tu hogar y se verán increíbles en los espacios interiores de tu casa, sin que te impliquen demasiado tiempo, ni preocupaciones.  

1. Tillandsia, la llamada planta del aire 

Esta planta exótica tiene una gran peculiaridad, y es que no tendrás que plantarla en una maceta para que crezca. Sí, has leído bien y la realidad es tal cual te la contamos: son tan únicas que puedes sembrarlas sobre piedras, soportes metálicos, trozos de madera o cualquier elemento decorativo de tu elección.  

Ahora es el momento en el que en tu cabeza estarán surgiendo mil y una dudas del porqué de este maravilloso fenómeno. Pues bien, esta rareza se debe al hecho de que la raíz de la Tilandsia no se desarrolla, por lo podrás incluso introducirla dentro de un globo de vidrio y esto no afectará a su supervivencia 

Es decir, la nobleza del clavel del aire -otro de los nombres con los que puede designarse a esta planta- te permitirá jugar con un sinfín de composiciones decorativas, además de ser totalmente aptas para mascotas. Lo único que necesitarán a cambio es ser pulverizadas una vez por semana, asegurándote de que sus hojas queden empapadas por completo. 

2. Peperomia, un hermoso clásico 

Su característica forma y verdor hacen que esta planta llame la atención en cualquier habitación en la que se encuentre, y es que cuando sus peculiares hojas están en pleno auge de frondosidad, nadie es capaz de quitarle la vista de encima.  

¿Cómo cuidarla? ¡Te adelantamos que es pan comido! Nada de sol directo, pero eso sí: mantenla siempre muy iluminada, y no la riegues mucho. Además de eso, solo tendrás que preocuparte por utilizar una maceta preciosa que destaque su peculiar belleza. 

3. Nido de ave, una preciosa y extraña planta 

Este helecho, haciendo honor a su nombre, cuenta con hojas abundantes de bordes ondulado que se desarrollan formando una especie de corona. Con buena mano y una serie de cuidados específicos, puede alcanzar el metro de altura y se parecerá mucho a un hermoso nido de ave. 

Esta planta puede crecer y vivir con plenitud en estancias con poca luz gracias a sus características, pero las mejores condiciones para ella serían: una buena fuente lumínica y un grado alto de humedad, evitando el sol directo. A esto deberíamos sumarle un sustrato húmedo, que no encharcado, que conseguiremos regando nuestro nido de ave dos o tres veces por semana como mucho, dependiendo de la temperatura.  

4. Poto, un clásico de las plantas colgantes 

Esta característica planta de hojas verdad en forma de corazón es un clásico en lo que a las plantas colgantes de interior se refiere. Además, es quizás la mejor de las elecciones cuando hablamos de novatos cuidando plantas, ya que son resistentes a las condiciones más adversas: solo necesita un riego muy moderado, se reproduce con facilidad y no demanda mucha luz.  

¡Eso sí! Ten mucho cuidado si tienes perros o gatos en casa, se trata de una planta muy tóxica para ellos. 

5. La frondosa y perenne Planta del Himalaya 

Las frondosas, hermosas, pero diminutas hojas de esta planta serán el deleite de cualquiera que las mire, si reciben el cuidado adecuado: no deben exponerse de forma directa al sol ya que pueden quemarse, por lo que se recomienda una semisombra. De la misma forma que se aconseja esperar a que la tierra esté totalmente seca para regarla.  

6. Tradescantia, una colgante muy hermosa 

Lo que más destaca de esta planta son sus hermosos tonos: desde un violáceo, a un rojizo con el que teñirá sus hojas, dejándote de piedra. Es muy resistente, por lo que podrás tenerla también fuera de casa o tener menos miedo a acabar con ella, a pesar de ser un principiante: solo tendrás que asegurarte de proveerla de luz natural -no de forma directa, regarla 2 veces por semana en climas cálidos y mantenerla a una temperatura menos de 12 grados centígrados.  

Sea cual sea la opción que elijas, y a pesar de las recomendaciones de cuidados que te hemos hecho a lo largo del post, seguramente tengas dudas sobre cuándo y cómo regar tus nuevas plantas. Por eso te presentamos una de las joyas de la corona de Digebis, que solucionará todos tus problemas y te hará la vida mucho más sencilla: se trata del Medidor de humedad para plantas SUS.TEE, que te comunicará de forma visual cuándo este ser vivo necesita de tu atención- ser regada-. ¡Entérate de todas sus características en nuestra web! 

Comparte este artículo